Algunas críticas a la postura de Karl Popper

Fragmento de “Filosofía y Formación Ética y Cuidadana”. Aique, Bs. As., 1999.
Por Schujman y Herszkowich

[…]

Son numerosas las críticas que ha recibido el criterio de falsabilidad propuesto por Popper. En general, se critica el hecho de que Popper no tiene en cuenta la ciencia “real” que su propuesta vale para una ciencia “ficticia”, para una ciencia que no existe.

El criterio de Popper ignora, por ejemplo, la tenacidad de las teorías científicas. “Los científicos tienen la piel gruesa” pues no abandonan una teoría simplemente porque los hechos la contradigan. O inventan alguna hipótesis de rescate para explicar que esos hechos hayan aparecido o los ignoran y centran su atención en otros problemas.

Otra crítica común es que Popper da ejemplos muy simples para explicar cuándo un enunciado es científico, pero no toma en cuenta la complejidad de las teorías científica. Si se atiende a esta complejidad, no es tan sencillo determinar si alguna teoría es falsable o no lo es. Por ejemplo, Popper dice que el enunciado “Todos los cisnes son blancos” puede ser falsado por el descubrimiento de un cisne negro. Pero tales casos triviales de ensayo y error no forman la ciencia. La teoría newtoniana, por ejemplo, no es sólo un conjunto de pocas y simples conjeturas.

Además, la Historia de la ciencia nos muestra que muchas teorías que resultaron exitosas, pasaron por situaciones difíciles al enfrentarse a hechos falsadores. Si se aceptara la exigencia de Popper de que toda teoría falsada debe ser rechazada, entonces importantes teorías científicas no podrían desarrollarse. Por ejemplo, la astronomía de Newton se vio enfrentada a hechos incompatibles con ella, desde las observaciones de la órbita lunar, hasta las de la órbita del planeta Mercurio. Los científicos del siglo XIX procedieron a desarrollar la teoría newtoniana a pesar de no haber resuelto el problema de la órbita de Mercurio.

Otra idea controvertida que sostiene Popper es que todo el conocimiento científico es una cadena interminable de conjeturas y refutaciones, es decir, que las verdades de la ciencia son siempre provisorias. Esta posición es criticada por quienes sostienen que la ciencia llega a adquisiciones definitivas. Hay algunos hallazgos científicos que son definitivos y no cabe razonablemente pensar en su posible falsedad. La teoría de Newton, en sus aspectos centrales, no puede declarase falsa, como en cambio es falsa la teoría de Ptolomeo.

Por otra parte, posturas como las de Popper han dado lugar a intentos de expulsar del ámbito de la ciencia a importantes disciplinas sociales o psicológicas: el psicoanálisis, la sociología, la antropología. Es evidente que estas disciplinas no pueden lograr el grado de precisión y falsabilidad que logran otras ciencias como la física o la química. Pero esto se debe fundamentalmente al objeto de estudio de cada una de ellas. Cuando los fenómenos que se estudian tienen un comportamiento regular (como los planetas o las sustancias), es posible lograr predicciones muy precisas. Pero cuando los fenómenos que se estudian son sociales, esta regularidad es mucho menor. De aquí que el lenguaje de las ciencias sociales sea más ambiguo y que sus predicciones sean menos precisas. Esto no significa que el científico social renuncie a la exigencia de lograr la mayor claridad y precisión posibles.

Pero el grado de falsabilidad depende, en buena medida, del tipo de realidad que se investiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s